A MILÍMETROS DEL MUNDO EN TU VIDA...
Somos un Blog dispuestos a mirar la vida con los ojos de Cristo. ¡Difícil!, ¿cierto?. Pero, ¿acaso imposible?.

"El Reino de los que se desviven"...


Un país que siempre tuvo por ley hacer que el país fuera más justo y más fraterno, tuvo una crisis que fue aprovechada por un rey inexperto que, mal aconsejado, puso por Ley suprema que lo más importante era “cada uno” y el “dinero” que cada uno pudiera ganar y si ganaba mucho dinero y tenía muchos bienes mucho mejor, aunque esto último sólo lo puedan hacer muy pocos.

A la mayoría no le gustó pero tuvieron que acatar lo que el rey dictó.

Después el rey se murió, pero los que habían ganado mucho dinero y eran dueños de todo lo que todavía no habían vendido para tener dinero no quisieron cambiar la ley.

Además, aunque se pudiera cambiar la ley los que la podían cambiar también querían ganar dinero y no la cambiaron.

El pueblo en cambio no quería tener este tipo de país sino uno que fuera una comunidad, una nación justa como era con la antigua ley.

Y entonces se olvidaron del rey y de su Ley y de los que podían cambiarla..,

Y los más chiquititos del país empezaron a construir su nación marchando por las calles pidiendo que la ley del dinero y del cada uno fuera derogada… después siguieron los jóvenes y los que les debían a los ricos y los que…

En fin Reino de los Cielos se parece a los hombres que se desviven por un mundo más de
todos…


Javier Ossa Valenzuela S.J.
Sacerdote Jesuita

Hagan esto en memoria mía…


Nunca se han quedado mirando detenidamente un avión, o algún objeto gigante, y se han preguntado ¿cuánto trabajo tuvo que haber para construir semejante objeto? o bien ¿cuánto conocimiento acumulado de años hay detrás de esa sólida armadura metálica?.

Es por eso que valoro mucho más los viajes en avión en un asiento al lado de la ventada, y con una buena vista hacia el ala del avión. En especial desde una perspectiva que permita mirar el ala desde atrás. ¿por qué? porque ante cualquier turbulencia u otro altercado, el piloto acciona todo el equipamiento técnico del ala para mantener el control de la máquina. Es ahí cuando se despegan las superficies traseras del ala a fin de chocar contra el viento. ¿Cuánta fuerza tendrá que generar este aparato suponiendo que quiebra el sentido del viento a más de 600 kilómetros por hora? ¿han sacado sus manos por la ventana en un vehículo que va a más de 100 kilómetros por hora?. Yo sí, y creo imaginarme como sería hacerlo a más de 600 kilómetros.

Hay cosas que definitivamente están por sobre el hombre y su naturaleza, pero no por su comprensión e inteligencia a fin lograr asimilar este tipo de fenómenos físicos por ejemplo. ¿No te has preguntado acaso -a lo menos una vez en tu vida- el cómo es posible la "transustanciación" o dicho en español, que el pan y el vino se transformen en cuerpo y sangre? Yo sí, y no pude evitar volver a recordar este fenómeno Cristiano al ver el ala del avión desplegar su fuerza y tecnología.

A Jesús también podríamos traerlo a la palestra de todo esto. De él también existe un amplio conocimiento acumulado. No solo desde los evangelios, sino también de elementos como por ejemplo en santo sudario, entre tantos más. De él se sigue estudiando hasta el punto que se le tiende a tratar por algunos como un objeto de conocimiento más, así como lo son las moléculas de alguna alga nueva. No obstante, ante tanta abstracción, hay algo que queda más que claro. Y es que hay algo que todavía él puede hacer, y que nadie aun puede remplazarlo -aunque a diario el "mercado" espiritual así lo intenta-. Y es su capacidad de "hacer nuevas todas las cosas". De convertir un pan a cuero, y una copa de vino en sangre. De tomarnos en pleno viaje de nuestra vida, para acompañarnos en cada paso.

Podría seguir mirando el ala del avión, y con ello podré seguir asombrándome de la ciencia y sus avances. Pero lo relevante de esto no está en poder conocer a fondo y el detalle de cómo funciona cada pieza, como se instala, y cuál es su dinámica, sino todo lo contrario. Podría caer en un vació. Nada más ignaciano que constatar que "no el muchos saber, sacia y satisface el alma, sino el sentir y gustar de las cosas internamente".

De la misa, menos preguntas. Del pan y el vino que son cuerpo y sangre, menos ciencia. ¿ante eso? simple... Darnos cuenta que cada día somos más humanos y amados por Dios.


A MILIMETROS DEL MUNDO BLOG

Saber vivir en libertad, ¿Tan fácil?


Mucho se habla sobre la libertad para elegir. Algunos teóricos de las ciencias sociales, señalan que la pobreza, es la disminución de libertades individuales en la vida cotidiana. Incluso los adolescentes en más de alguna ocasión habrán animado alguna discusión con sus padres en base a la libertar para hacer lo que ellos estimen necesario. Para bien o para mal, hablamos constantemente de libertad en su amplio, mediano, o corto sentido, sin embargo, nadie habla de cómo administrar nuestra libertad.

En una sociedad de mercado, y ante la libertad de consumo de cada uno de los individuos, esta pregunta es menos relevante aun, e incluso en algunos casos hasta peligrosa desde el punto de vista de quien vende, dado que ante una mínima detención, la disonancia cognitiva puede llevar a un sujeto a cambiar alguna opción o bien lisillanamente a desistir de adquirir algún objeto determinado.

Pero volviendo a la pregunta inicial, usted, que lee este Blog, ¿ha pensado en cómo administra su libertad? esto le puede sonar un tanto complejo, dado que tenemos que ponernos de acuerdo en qué es administrar. La RAE (Real Academia Española), en su definición número 3, nos da un pie de entrada : "Ordenar, disponer, organizar, en especial la hacienda o bienes"

La vida es un bien, pero más que ello es un don. Dentro de ella, debemos ser capaces de ORDENAR, todo y cada una de las cosas que nos mueven, es decir, las cosas internas de nuestro ser, y aprender a discriminar positivamente. Ante esto, es necesario aclarar y recalcar: si bien es necesario sentir, no hay que dejar que las emociones y solamente las emociones decidan sobre nosotros. Debemos administrar sabiamente nuestra posibilidad de elegir.

Lo anterior cobra sentido cuando vemos en televisión que una pareja determinada tan solo duró uno o dos años de matrimonio; Cuando escuchamos que algún conocido, estudio mil carreras, y no terminó ninguna.

Es necesario que nos la juguemos ante una moción, pero también es necesario saber leer esa moción. De lo contrario, podremos defender a muerte nuestra libertad, pero de qué sirve, si al tenerla, no somos capaces de ser verdaderamente libres.

Aprendamos a vivir el plenitud, como humanos libres que somos, y aprendamos a amar en nuestra libertad.

A MILÍMETROS DEL MUNDO BLOG.







Prisioneros de la desinformación. Otro indulto necesario.




EL tema de la semana sin duda alguna, fue el “Indulto” propuesto por los obispos de la iglesia, el cual fue presentado al Presidente de la República en la misma casa de gobierno.

A casi unos días para que se cumpla una semana de este hecho, poco y nada se puede escribir sobre esta propuesta, dado que ya a esta altura, todos los actores que de una u otra forma están total o parcialmente involucrados, ya han dado su declaración para bien o para mal.

Sin embargo, queda algo en la atmosfera que es necesario dar una observación sistemática, si del “alma de Chile” queremos preocuparnos, de cara al bicentenario de nuestra nación.

Muchos han señalado que el Estado ya se encuentra separado de la iglesia desde el gobierno de Alessandri. Otros, han sido un tanto más violentos, al señalar que la iglesia no puede hablar de estos temas dada las actuales investigaciones contra algunos sacerdotes. Sin embargo, y tras un breve ejercicio realizado a un grupo de personas con las cuales hemos debatido abiertamente sobre este tema, hemos constatado algo preocupante: el 90% de este grupo no había leído la propuesta de la iglesia. Sus opiniones estaban netamente ligadas por declaraciones de terceros, o por comentarios rápidos escuchados en algún momento.

A fin de juzgar a alguien, un juez debe conocer la mayor cantidad de antecedentes necesarios, los cuales estos en absoluto son excluidos, dependiendo de la religión o raza a la cual pertenecen tanto el juez como los sujetos.

Un pintor paisajista, permanece horas ante una fotografía, a fin de no dejar pasar algún detalle que haga fidedigna su obra con respecto a lo observado.

Y nosotros, ¿qué tan informados estamos al momento de emitir juicios tan severos con respecto a un tema, si no somos capaces de recurrir a la primera fuente del suceso?

Podremos estar o no de acuerdo con el contenido de esta propuesta. Y el posicionamiento personal que tomemos sobre este tema es tan respetable como aquel ente que ha decidido de manera libre, presentar la propuesta al gobierno. Sin embargo, nuestra crítica no está basada en el “qué” sino en el “cómo”. No buscamos decir algo nuevo sobre el contenido, sino el cómo elaboramos nuestra opinión del contenido.

No es lo mismo el que te cuenten cómo son las calles de París, que caminar uno mismo por sobre ellas, decía el filósofo. No es lo mismo leer un resumen de “cien años de soledad” que dejarse llevar por el relato mágico, propio de las novelas de García Márquez.

Con opiniones de segunda fuente, no obtenemos más que un discurso débil en relación a lo real del documento eclesial. Con discursos repetidos, muchas veces nosotros mismos caemos en la trampa, y reproducimos algo irreal. Y precisamente de este tipo de cosas, nuestra sociedad globalizada, está rodeada hace décadas.

No le demos más cabida a hechos vacios, que no encuentran fondo al no tener peso, como lo es una crítica. Que no nos manejen como títeres con respecto a lo que debemos pensar y qué no. Seamos constructores de una sociedad más justa y democrática, ejerciendo nuestro derecho de informarnos de manera libre, haciendo de este acto, algo sincero y riguroso.

El “alma de Chile” nos agradecerá al ver que sus hijos, son capaces de debatir con alturas de mira en pleno siglo XXI, hablando siempre con la verdad por delante.


A MILÍMETROS DEL MUNDO

Y AHORA QUÉ...


No es menor que el discurso del Presidente de la Repúlica, haya coincidido con la celebración de Pentecostés.

Cincuenta días se cumplen de la Pascua de Jesús. Tiempo suficiente como para replantearnos qué queremos construir como nación de ahora en adelante.

De cara al bicentenario, es necesario preguntarnos: ¿quienes hemos sido? ¿qué somos ahora? y ¿qué nos gustaría ser hacia adelante? Esta pregunta no es menor, pues propone una capacidad crítica de reconocer todo lo bueno que en nuestra historia hemos construíudo, pero tambien, y con humildad, saber reconocer aquello que hemos dejado de hacer.

Sobre esto, podriamos escribir montones de líneas, pues es bastante lo que hemos dejado para mañana y hoy nos pasa la cuenta. Sin embargo, haremos alusión a uno: La Reivindicación de nuestros pueblos originarios, sobre sus derechos que históricamente han sido dejado de lado, e incluso pisoteados.
Si realmente queremos vivir un Bicentenario con TODOS los chilenos, entonces partamos por reconocer que muchos de los nuestros, hace bastante tiempo que desean no serlo, y esto no porque ellos no se sientan integrados, sino porque nosotros no hemos sido capaces de integrarlos. Sus derechos a las tierras, sus problemas de pobreza, y tantos puntos más que configuran una lucha llena de dolor, puede quedar atrás si como nación debatimos en serio, sobre ellos y su legitimidad en cuanto a seres humanos de derecho.

Siendo así, los dones del espíritu que de Dios hemos recibido, entonces serán verdaderos frutos de vida... tal como lo hubiese querido el mismo Jesús cuando pisó estos lugares...
"A MILIMETROS DEL MUNDO"

AMOR QUE SE DA...


El amor, en una sociedad de consumo, puede con facilidad ser confundido con cualquier otro elemento que en nada se asemeja a lo que este, en profundidad, implica. Incluso es más, nuestra ceguera puede llegar a tal punto, que perdamos la oportunidad de vivir la vida con la pasión que el mismo Cristo la vivió.

Quizá ya se ha dicho en innumerables ocasiones, sin embargo, no está demás decirlo. Lo "Light" es algo transversal en nuestra vida. Y es tanto lo que este concepto a remado en nosotros, que ya no sólo consumimos estos productos, sino que además, los hacemos parte de nuestras relaciones humanas. Ya no nos comprometemos con una causa, y todo lo que ella implica, sino todo lo contrario, vivimos lo bello, y desechamos lo malo.

Pero, ¿Existe peligro en esto?

El peligro no esta en sí mismo, sino en el producto de esto. Cuando no me comprometo con algo de manera completa, incluyendo no sólo lo bueno, sino tambien aquello que puede no ser entretenido, entonces dejamos de vivir lo humano en su totalidad. Es ahí, cuando no nos atrevemos a decir sí a grandes obras en nuestra vida, y dejamos a medias, algo que pudo ser luz para quien no pudo andar.

Lo más terrible de esto, es que cuando el dolor -entendiéndolo como algo adjunto a nuestra naturaleza-, toca nuestra puerta, entonces es ahí cuando comprendemos que la vida no es algo "light", o algo del momento, sino todo lo contrario, es para apasionarse sabiendo que ella siempre debe ser una nueva oportunidad para aquellos que no la tienen.

Las nuevas tendencias espirituales, nos enseñan mucho sobre separar las pasiones del hombre, entrando con esto a una suerte de racionalidad plena, la cual nos ayudaría a discernir mejor nuestro camino. Esto puede ser bello espiritualmente, pero no es para nada cristiano. El mismo Jesús era un hombre sumamente apasionado, un loco capaz de dar la vida por sus ovejas. Por ende, reducir todo el amor de Cristo, a una suerte de racionalidad, nos puede nublar la vista sobre lo verdaderamente valioso. ¡Cuidado! que no nos nublen la mirada, hacia el legado de Cristo.

El evangelio de esta semana nos invita a esto... ¿Y en qué parte dice esto? En ninguna, pero si ahondamos en lo más mínimo sobre el discurso de Jesús, y su alto contenido de amor, entonces nos daremos cuenta que este es vida, y no hay vida plena, si no hay compromisos a ciegas.


A MILÍMETROS DEL MUNDO
VISITA A MILIMETROS DEL MUNDO RADIO...
ESTA QUINCENA CON FERNANDO LEIVA.
(haz click en el siguiente enlace)
http://www.youtube.com/watch?v=AEVQ-z1HxD8

No te salves...


No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca
no te salves
no te llenes de calma

no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios

no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo

pero si
pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana

y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas
entonces
no te quedes conmigo.


Mario Benedetti - Poeta Uruguayo



video